Archivo del Autor: enlacosmopista

13 July, 2015 03:30

Queremos informarles que a partir del martes pasado hemos decidido realizar entrevistas sólo por escrito.
Los datos siempre estarán disponibles públicamente en la sección de Trabajos realizados de nuestro blog: jovenesypoderpunitivo.org.
A pesar de esto, algunos medios de comunicación continúan publicando información de nuestro colectivo sin previo aviso o basándose en declaraciones ofrecidas a otros medios y comunicadores. Algo que hasta ahora no nos había sucedido.
Siempre estamos a favor de la difusión de la problemática pero no a costa de romper con la ética periodística.
Asimismo, bregamos porque la terrible situación que se vive en los institutos de la provincia de Buenos Aires (dos suicidios en los últimos 20 días) y las condiciones de alojamiento de más de 35.000 detenidos adultos puedan ser puestas en foco público.
Muchas gracias.

Presentación libro “Encerrados” de Valerio Bispuri (Italia)

Encerrados

Jueves 30 de abril 19.30 hs., Cel Che Av. Aristóbulo del Valle 2734 (Estación Rosario Norte)

Sobre el libro

Encerrados es la historia de un largo viaje de 10 años a través de 74 prisiones de toda Latinoamérica; un recorrido que nació del deseo de narrar un continente a través del mundo de los reclusos. Las cárceles son un reflejo de la sociedad, un espejo de lo que ocurre en un país, desde los pequeños dramas hasta las grandes crisis económicas y sociales. La prisión es una comunidad, un no-lugar en el que sin embargo, se vive diariamente con ritmos y espacios bien definidos y en condiciones a menudo al límite de lo humano, como cuando duermen 18 personas en celdas previstas para 4 y el retrete es un simple agujero en un pasillo.
Cada prisión ha sido una manera de poder narrar un continente desde dentro y desde fuera, descubriendo luces donde todo parecía oscuridad. El reflejo de la violencia y de la vitalidad se contraponen en un único segmento que es, a fin de cuentas, la historia de América Latina.
“Esta obra ilumina con luz dolida la realidad de las cárceles en nuestra región latinoamericana. Gracias, Valerio, por ayudarnos a vernos en nuestra realidad más escondida.”
Eduardo Galeano

Sobre el autor
Valerio Bispuri nació en Roma el año 1971, ciudad donde vive actualmente. Es guaduado en Literatura en la Universidad y ha sido peridodista y fotográfo profesional desde 2001.
Ha trabajado para algunos de los más importantes periódicos y revistas de Italia, como L’Espresso, Venerdi de Repubblica y L’Internazionale.

Ha realizado un amplio trabajo fotográfico en América latina, Africa, Asia y en Medio Oriente Y ha exhibido sus trabajos en Italia, España y Argentina. En Italia expuso una muestra sobre los barrios marginales de Ecuador en Lila : Instituto Italiano- Latinoamericano de Roma.
Durante los últimos nueve años Valerio Bispuri a documentado la vida en 74 presiones de toda Sudamérica. En el año 2009 exhibió su trabajo sobre las prisiones argentinas en el Centro Cultural Recoleta en Buenos Aires durante el Festival de Derechos Humanos.
Actualmente, se encuentra trabajando sobre los efectos de la droga denominada “Paco” o pasta base de la cocaína, la cual se hace del residuo de la cocaína mezclado con químicos, vidrio hecho polvo, constituyéndose en una sustancia que es altamente adictiva que mata diariamente a muchos jóvenes en Sudamérica.

Declaración Gespydh / Observatorio ante el homicidio institucional de un joven en el Instituto Agote

UN HOMICIDIO INSTITUCIONAL.

Declaración del GESPyDH y el Observatorio de adolescentes y jóvenes

La muerte de Diego. Un homicidio institucional

Diego tenía 17 años. Estaba detenido desde hacía 5 meses por disposición del Tribunal Oral de Menores N° 1 de la Justicia Nacional, cuya titular es María Rosa Cassará (1). Cumplía su arresto en el Instituto Agote -denominación que se aplica a una cárcel para personas que aún no cumplen la mayoría de edad- dependiente de la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (SENNAF) del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación. Luego de “discutir” con el personal de la institución el joven fue sancionado por la directora Nidia González en virtud de haber “faltado el respeto verbal a un adulto” (sic). La funcionaria dispuso su encierro por 48 horas en un sector donde se emplazan celdas de aislamiento, ubicado en la planta baja de la institución, notablemente alejado del resto de la población encarcelada en pabellones y también de las oficinas del personal técnico y de guardia. La sanción de aislamiento no está prevista por el reglamento disciplinario de los Institutos Cerrados dependientes de la SENNAF.

El hecho que terminó con la muerte del joven se inició alrededor de las 20 hs. del jueves pasado, cuando se encontraba cumpliendo la sanción bajo modalidad de confinamiento solitario, en una celda de reducidas proporciones, con una ventana que no puede abrirse y una pequeña rejilla de ventilación. El joven además contaba con un encendedor que no le fue retirado preventivamente ante una situación de violencia e impotencia, sabiendo además que no contaba con colchón ignífugo. El guardia que debía permanecer a metros de dicha celda, custodiando ese sector, no se encontraba presente en su lugar: claros actos de violencia y abandono institucional. Las llamas y el humo avanzaron, la demora en asistirlo produjo un cuadro letal: Diego resultó herido con quemaduras del orden del 80% de su cuerpo y una fuerte intoxicación por inhalación de monóxido de carbono. Fue internado y agonizó en el Instituto del Quemado hasta el martes 1 de diciembre, cuando falleció.

La sanción “ilegal” de aislamiento, la falta de control y la demora en asistirlo fueron las “prácticas institucionales” que se tradujeron en una condena a muerte de un joven detenido cautelarmente, es decir, de un preso a la espera de juicio.

La SENNAF y el bloqueo de los controles. La impunidad realizada

Desde el GESPyDH y el Observatorio de Adolescentes y Jóvenes repudiamos el histórico accionar de la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (SENNAF) a cargo del Dr. Gabriel Lerner y dependiente del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, cuya titular es la Lic. Alicia Kirchner, en cuanto a la obstaculización para que se efectivicen los controles formalmente establecidos por la ley sobre las condiciones de detención de niños y adolescentes en las instituciones a su cargo. La construcción de impunidad conlleva el bloqueo permanente y un vehemente activismo recursivo para evitar el acceso de actores facultados para el control, a la vez que devela la débil calidad del monitoreo realizado por la única institución a la cual la SENNAF permite el ingreso a los institutos, que es la Comisión de Seguimiento de la Defensoría General de la Nación (DGN), órgano que no advirtió ni solicitó la clausura de un sector con 4 celdas de aislamiento claramente en flagrancia y violación de los derechos humanos de niños, niñas y adolescentes, y que tampoco publica los informes de monitoreo que realiza sobre las instituciones ni las acciones tomadas en función de los agravamientos que detecta. Antes bien, la DGN promueve “festejar” las “buenas prácticas”, evitar judicializar la vulneración de derechos en el encierro por considerarlo una acción poco productiva e incluso contraproducente, y plantea colaborar con la administración penal juvenil en un esquema de roles y facultades desdibujados (2).

En el año 2008, UNICEF y la SENNAF en el informe "Adolescentes en el Sistema Penal. Situación actual y propuestas para un proceso de transformación", decían respecto de la Ejecución de la Pena: "La Convención sobre los Derechos del Niño en su artículo 37, incs. a) y c), prohíbe expresamente la aplicación de penas que sean consideradas tortura y tratos o penas crueles, inhumanas o degradantes. El análisis de este estándar no debe realizarse sólo a partir de los textos de la normativa penal, que probablemente no contemplen este tipo de penas en forma explícita, sino que debe estudiarse en las formas concretas de ejecución de las penas privativas de la libertad. Con respecto a los sistemas de disciplina aplicables en las instituciones se prohíbe todo trato cruel, inhumano y degradante, definiendo como supuestos a los castigos corporales, la reclusión en una celda oscura, la pena de aislamiento o en celda solitaria, la reducción de alimentos, la restricción o denegación del contacto del adolescente con sus familiares o cualquier medida que ponga en peligro su salud física o mental” (el resaltado es propio), luego de lo cual citaban todos los convenios y tratados de derechos humanos que fundamentan esta idea.

Aunque resulte una imagen siniestra, la producción de contenidos sobre las modalidades deseables y legalmente establecidas para el encierro de los más jóvenes son deliberadamente desconocidas por quienes las erigen como un discurso que no se plasma en sus prácticas.

Las muertes de jóvenes en el encierro

Entre 2004 y 2014 murieron 58 niños y adolescentes en instituciones de encierro (institutos de menores, comisarías, etc.) en el país. Esta cifra no es exhaustiva ya que la carencia de estadísticas públicas en la materia obliga a relevar y sistematizar la información sobre estos casos que publican los medios de comunicación. La muerte de un joven en el encierro no siempre resulta aplicable al criterio de lo noticiable, por lo cual seguramente exista un sub-registro en estos datos.

En el caso de la CABA, la SENNAF gestiona los 9 centros penales para personas menores de edad que dependen de la justicia nacional, alojando aproximadamente a 150 jóvenes (no hay datos exactos ya que la SENNAF se niega a brindarlos).

Entre el 2007 y el 2014 en sus instituciones murieron 4 jóvenes por causas violentas, lo cual puede ser encuadrado en la categoría de homicidios institucionales. Tres fallecieron por ahorcamientos en celda -uno de ellos en celda de aislamiento- y el restante quemado en una celda, también de aislamiento. Tenían entre 16 y 19 años (3). La CORREPI se constituyó como querellante en las causas judiciales en dos de los casos.

A la fecha, NO HAY ningún funcionario o personal institucional procesado o condenado por estos hechos. El poder judicial, una vez más, no ha encontrado responsables institucionales por estas muertes. Paradójicamente, cuando el sistema penal justifica el secuestro institucional de los jóvenes en pos de su “responsabilización” ante la ley. Así, las responsabilidades son esquemas unidireccionales que nunca tendrán por objeto a los operadores de justicia o a los administradores de las cárceles para niños y adolescentes, que se perpetúan en una impunidad que naturaliza y sostiene la hipocresía colectiva y la regular violación a los derechos humanos de las personas tocadas por el sistema penal, que indefectiblemente provienen de los sectores marginalizados de la sociedad.

Una referencia ineludible en cuanto a la construcción y acceso público de datos por parte de los Estados sobre los Sistemas Penales Juveniles es el “Manual para cuantificar los indicadores de la justicia de menores” (2008, Nueva York) (4). Allí se establece la importancia de construir y publicar la información relativa al despliegue de los sistemas punitivos para jóvenes, delimitando un conjunto de 10 indicadores claves, entre los que se destaca el de “Niños muertos en privación de libertad” (5).

En Argentina la SENNAF desde hace ya varios años, y en el marco de una misma gestión que lleva una década a cargo de estas instituciones, tiene por política pública la deliberada opción de no publicar datos sobre niños y adolescentes atravesados por el sistema penal. Así, la única información disponible data del año 2008 y presenta escasas cifras a nivel país, sin desagregar los datos por provincia, además de ocultarla a las restantes instituciones y a la sociedad en general, produciendo una opacidad intencional sobre la temática, actitud antidemocrática y autoritaria que además promueve la des-problematización del despliegue -en ese caso extremo y letal- del aparato punitivo.

Las muertes en el encierro son absoluta responsabilidad del estado. La Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia produjo un nuevo homicidio “institucional”.

Notas:

(1) Al respecto ver: http://www.pjn.gov.ar/.

(2) Al respecto ver:http://www.unicef.org/argentina/spanish/proteccion_Monitoreo_Ninio_UNICEFJULIO2012.pdf.

(3) Uno de ellos se encontraba amordazado y con signos de violencia, otro con golpes e indicios de violencia sexual. Según informa la CORREPI: “fue encontrado ahorcado, en una celda del Instituto de Menores Agote. La médica forense que revisó el cuerpo en el lugar, escribió que ‘presentaba una tela sobre la boca a modo de mordaza’. Cuando se la quitaron, encontraron dos medias forzadas dentro de la boca. También, tenía marcas de golpes en la cara. Sus muñecas mostraban las típicas lesiones por esposas muy apretadas. Pero lo más intenso estaba en sus manos. No tenía ninguna de sus diez uñas”. Al respecto ver: http://correpi.lahaine.org/?p=921. En el otro caso, según fuentes periodísticas: “Apareció ahorcado en una celda de castigo del Instituto Rocca–, ‘el hisopado rectal muestra la presencia de líquido seminal de una o más personas, lo cual demuestra que había sido violado’, reveló María del Carmen Verdú, abogada de la familia del joven, que tenía 16 años. Tal como informó Página/12 el 15 de febrero de 2007, Germán había ingresado al sistema ‘de protección’ judicial porque, a los 15 años, le habían encontrado dos cigarrillos de marihuana. Como incumplió la obligación de hacer una terapia ambulatoria y los padres, que tenían otros siete hijos, estaban sin trabajo, se dispuso su internación, y -luego de que haberse escapado para volver con su familia- fue a parar al Instituto Rocca, para menores ‘de máxima peligrosidad’. Lo sacaron de allí, tras haber sido presuntamente violado, pero lo volvieron a enviar cuando trató de escaparse de un ‘establecimiento terapéutico’. En su segunda estadía en el Rocca lo pusieron en una celda de castigo, donde apareció ahorcado”. Al respecto ver:http://noticiasdeinfancia.blogspot.com.ar/2008/07/muerte-en-un-instituto.html.

(4) http://www.unodc.org/documents/justice-and-prison-reform/JJ_indicators_Spanish_webversion.pdf.

(5) Definido como: número de niños muertos en privación de libertad, durante un período de 12 meses por 1.000 niños aprehendidos.

Aclaración sobre datos

Con respecto a la entrevista publicada en el día de hoy en el suplemento Rosario12, el Colectivo de Investigación Militante sobre los Jóvenes y el Poder Punitivo quiere aclarar que las cifras que se citan sobre la permanencia de los jóvenes dentro del IRAR no son correctas: si bien hay un 50% aproximadamente que permanece por menos de un mes, el otro 50% lo hace por mayor cantidad de tiempo y no “hasta un mes” como cita la noticia. Para mayor precisión, puede verse nuestro trabajo: Del Paradigma Tutelar a la Protección Integral: el rol de los trabajadores en el mejoramiento de las políticas públicas y las prácticas destinadas a jóvenes en contexto de encierro en la Provincia de Santa Fe.

Noticia:

http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/rosario/9-45382-2014-08-17.html#arriba

Resumen actividades junio 2014

Panel debate: Los “unos” y los “otros” . Del tratamiento judicial y mediático que reciben los adolescentes y jóvenes que cometen delitos

Panel debate 12-6-14

Resumen de actividades del CIMJPP 2013

Resumen actividades 2013

Actualización Blog

Durante 2013 nuestro blog recibió más de 4000 visitas. Agradecemos a todos por el interés y los invitamos a visitarlo nuevamente o por primera vez dado que lo hemos actualizado con nuevas lecturas, artículos e informes locales e internacionales. Además, pueden encontrar los videos de los encuentros del Seminario de Formación: "Jóvenes y Control social".
Feliz 2014!!!

Retiro de certificados de asistencia

Les informamos que a partir del lunes 9 de diciembre quienes hayan abonado el certificado de asistencia al Seminario: "Jóvenes y control social", podrán retirarlo en la sede del Colegio de Profesionales de Trabajo Social (2º circunscripción, Rosario) sito en calle Italia 1631 P.B. "B" en los siguientes días y horarios:

Lunes, martes y miércoles de 16 a 20 hs.
Jueves de 9 a 13 hs.

Cualquier inconveniente, comunicarse por este medio.

Gracias,

4º Encuentro del Seminario de Formación: “Jóvenes y control social”

4º encuentro